Compartir
Publicidad

Volvo V40, lo probamos para descubrir si sus perfectas asistencias funcionan en nuestras imperfectas calles

Volvo V40, lo probamos para descubrir si sus perfectas asistencias funcionan en nuestras imperfectas calles
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se frena solo, te regaña si te estás saliendo del carril y sabe cuándo estás manejando cansado... pero no te avisa si dejaste las luces encendidas. Hemos pasado una semana al volante del Volvo V40 para conocer sus más oscuros secretos y para comprobar si se puede vivir con un coche tan precavido en un país de conductores tan imprudentes: México.

Antes de recibir el coche, lo imaginábamos como una niña linda, bien vestida y con carita de porcelana... caminando en una calle llena de mandriles manchados de aceite —bonita metáfora de ver las avenidas de la ciudad. ¿Por qué? Porque estas tecnologías fueron diseñadas por y para países donde los límites de velocidad son reales y se respeta la distancia de seguridad entre coche y coche. Si nuestro Volvo V40 hubiera podido hablar, quizá habría preguntado algo como ¿Qué clase de sociedad subdesarrollada con primates al volante es ésta... (con cariño)?

Interpretación sueca del concepto premium

Volvo V40 2

Primero lo primero. Hablemos de lo que tenemos ante nuestros ojos, un coche de sabor muy europeo y bastante extrovertido. El frente sigue trazos agresivos y muy bien definidos, orientados hacia la parrilla que, junto a los faros oscurecidos, acapara prácticamente todo el peso visual del frente. La silueta, elevada y un tanto larga, se fusiona con unas calaveras enormes —muy al estilo de Volvo— que por lo bajo y largo de la carrocería, consiguen que el Volvo V40 luzca como una clase de vagoneta deportiva desde ciertos ángulos.

De hecho, aunque parezca más largo, el Volvo V40 es del mismo tamaño que un BMW Serie 1. Incluso por dentro, el ejemplar sueco se percibe ligeramente más espacioso que el alemán, sobre todo en la banca trasera. El techo es bajo, pero deja suficiente espacio para cabeza; sumado a las buenas dimensiones para piernas y cintura, el V40 puede considerarse espacioso, aunque nada fuera de lo común. A fin de cuentas, no deja de ser un compacto de 4.36 metros.

Desde las plazas delanteras es donde se vive lo mejor del Volvo V40. El copiloto puede disfrutar de todo el equipamiento, que incluye climatizador automático de doble zona, asientos de ajuste eléctrico y un sistema de infotenimiento que, sin ser extraordinario, cumple con las exigencias de un cliente premium: pantalla de buenas dimensiones, navegador, conexión a Internet y sincronización con smartphones y iPods. Eso sí, los menús de música podrían ser más intuitivos.

Sumario Volvo V40

A nuestros ojos les encanta el interior, a nuestras manos y oídos no tanto

Y hablando de intuición, pasamos a una de las áreas de oportunidad del habitáculo del Volvo V40: la distribución de botones en el tablero. El diseño es fiel al concepto minimalista que los suecos han manejado en los últimos años, y al menos a la vista, el resultado es bastante atractivo. Es al momento de convivir diariamente con todos esos botones cuando comienzan a surgir algunos problemas de ergonomía.

Encontrar las perillas para nivelar el volumen, controlar el aire acondicionado y navegar por los menús del sistema de infotenimiento es fácil; encontrar con rapidez los botones para cambiar de pantalla dentro del sistema de infotenimiento es más complicado. Todo es cuestión de acostumbrarse, pero agradeceríamos menos botones, y que fueran más grandes y mejor distribuidos. ¿De verdad hacía falta poner un teclado de teléfono en el centro?

Volvo V40 3
El interior del Volvo V40 es un elegante festival de colores y texturas. Se respira un ambiente muy premium.

En lo que respecta a la calidad, se viven una serie de contrastes. Por un lado tenemos una muy buena selección de materiales: los plásticos del tablero son agradables al tacto y a al vista, y los detalles en aluminio —especialmente los de este paquete R-Design— aportan mucho, pero los ensambles no son impecables; son muy buenos, pero no al nivel de un Audi o un BMW.

Nuestra principal queja en este apartado son los ruidos provenientes de la suspensión y del aire acondicionado. La primera suena más de lo esperado al circular en calles mal pavimentadas, da la impresión de que algo rebota; el segundo produce una clase de vibración —como un 'grillito'— al estar operando.

Sumario Volvo V40 2

Algo que nos dejó sorprendidos es que, a pesar de ser un auto de corte premium, la apertura de puertas no es keyless, el quemacocos brilla por su ausencia —que de sus ausencias, es la de menos— y, si eres un despistado que a veces no sabe ni por dónde sabe el sol, el Volvo V40 no te avisará que dejaste las luces encendidas. Sí, los faros son automáticos, pero si cambias de modo A a las luces de estacionamiento para no deslumbrar a nadie, y olvidas regresar la perilla a la posición correcta, las luces se quedarán encendidas por horas y horas, sin que el coche haya mostrado algún mensaje o haya emitido algún ruido a manera de aviso.

...Y para despistados que no saben ni por dónde sale el sol, las asistencias de seguridad

Volvo V40 4

Llegamos al núcleo del Volvo V40, su razón de ser: la enorme lista de asistencias de seguridad. Estar al volante de este auto es sinónimo de tranquilidad, porque aquello que tus ojos no perciben, los sensores, radares y cámaras del V40 sí, y, mejor aún, reaccionan por ti para evitar el accidente.

La gran pregunta es: ¿funcionan correctamente en México? La respuesta es sí; lo que no funciona bien somos nosotros. Sistemas como el City Safety, que nos ayuda a evitar colisiones por alcance y a mantener la distancia de seguridad, tienen los parámetros europeos, donde los conductores verdaderamente respetan el espacio entre coche y coche. Aquí, si guardamos el espacio sugerido por el sistema, no faltará el gandalla que decida ocupar abruptamente ese espacio.

A pesar de que en México conducimos como mandriles, las asistencias no son exageradamente intrusivas. Eso sí, a veces la alerta de colisión asusta.

Ahora bien, el asistente para mantenernos en el carril. Es un excelente aliado para no ir 'echando lámina' al coche de al lado, pero... ¿habías notado cuántas avenidas tienen pintados los carriles? El sistema detecta rápidamente las líneas, incluso con lluvia, pero no es adivino. Además, en avenidas con carriles muy estrechos, se vuelve molesto —y hasta peligroso— ir con el volante vibrando, avisando que vas 'pisando raya'. ¿La solución? Desactivarlo.

El resto de las asistencias funcionan sin contratiempos mexicanos: monitoreo de punto ciego, control de velocidad crucero adaptativo (es decir, con frenado automático), alerta de tráfico transversal, estacionamiento automático, cámara de reversa, encendido activo de luces altas y un aviso cuando el coche detecta que el conductor conduce fatigado.

Al volante, el Volvo V40 nos muestra la otra cara del hatchback premium europeo

Volvo V40 5

¡Europeo, turbo y cómodo!

Pese a su concepción europea y tintes deportivos, el Volvo V40 es muy cómodo. Está en el punto exacto entre suavidad y sensaciones al volante.

Por años, Volvo sólo se había distinguido por hacer autos seguros. Para el resto de los adjetivos estaban las marcas premium. El V40 rompe con los prejuicios. No es propiamente un deportivo, de hecho la suspensión va mucho más orientada hacia el confort, pero al motor no le faltan ganas de ir rápido.

Bajo el cofre —que incluye bolsa de aire para peatón— lleva un motor de 4 cilindros de 2.0 litros turbo que desarrolla 245 caballos de fuerza y 258 lb-pie de torque que entrega buena dosis de poder desde bajas revoluciones, pero aún con un notorio lag. Asociado a la nueva transmisión automática de 8 velocidades, tardamos 7.95 segundos en alcanzar los 100 km/h, esto con el modo Sport activado. Para atender los gustos de quien disfruta la velocidad, tiene manetas de cambio en el volante.

Lo que más disfrutamos de la conducción del Volvo V40 fue el grado de comodidad. A diferencia de un BMW Serie 1 o un Audi A3, manejar por calles maltratadas no es un suplicio. La suspensión es lo suficientemente blanda para absorber las irregularidades del camino, y la dirección es suave sin estar completamente anestesiada. El Volvo V40 está en el punto exacto entre la suavidad y las sensaciones al volante. Además, por la puesta a punto del chasis, la correcta intervención de las asistencias y la excelente respuesta de los frenos, es difícil perder el control.

El Volvo V40 es un Einstein que no se sabe abrochar las agujetas

Sumario V40

Lo dijimos durante los días que lo probamos, y lo repetimos ahora. El Volvo V40 es un genio tecnológico que hace lo que pocos coches en México, pero tiene algunos vacíos inexplicables. Se frena solo en caso de emergencia, pero hay que configurarlo si queremos que cierre automáticamente los seguros; te avisa que te estás saliendo del carril, pero no te dice que dejaste las luces encendidas; te indica que hay un coche en el punto ciego, pero no ofrece apertura de puertas keyless.

No pedimos nada que no pueda ser. El Volvo V40 es un producto premium que vive a la sombra de ejemplares más populares, como el BMW Serie 1 o el Audi A3. Estas pequeñas áreas de oportunidad que el fabricante puede resolver con facilidad lo pondrían mejor parado ante sus rivales alemanes.

Nuestra experiencia, al final, fue muy grata. Uno se acostumbra rápido a la buena vida y, en este caso, a saber que si te distraes por cualquier motivo, el coche te avisará de cualquier contratiempo. Cuando lo devolvimos y retomamos nuestro coche de todos los días, cambiar de carril nos parecía difícil sin el foco naranja diciéndonos "hey, dale para adelante, no viene nadie".

Por los 514,900 pesos que cuesta, es un modelo interesante. Si se busca tecnología, comodidad, espacio y un consumo no tan disparado, el Volvo V40 es el hatchback premium más interesante del mercado. Si más bien interesa la deportividad, el equipamiento y la calidad, será mejor voltear la mirada hacia BMW Serie 1 o Audi A3.

8.7

Diseño exterior9
Diseño interior9
Calidad9
Habitabilidad7.5
Cajuela8
Motor8
Seguridad10
Comportamiento8.5
Comodidad10
Precio8.5

A favor

  • Balance entre sensaciones y comodidad
  • El diseño interior, diferente
  • El funcionamiento de los sistemas de seguridad

En contra

  • Hay ruidos en suspensión y aire acondicionado
  • No hay quemacocos ni apertura keyless
  • No hay aviso de luces encendidas
  • El diametro de giro no es el mejor

Versión probada R-Design T5
Cilindrada 1,969 cm³ Tracción Delantera
Bloque motor 4 cilindros turbo Capacidad de la cajuela 335 litros
Potencia máxima (hp @ rpm) 245 hp @ 5,500 rpm Capacidad del depósito 62 litros
Par máximo (lb-pie @ rpm) 258 lb-pie @ 1,500 rpm Consumo urbano 9.8 km/l
Peso 1,583 kg Consumo en carretera 21.2 km/l*
Velocidad máxima 240 km/h* Consumo mixto 16.9 km/l*
Aceleración 0-100 km/h 7.95 seg Emisiones de CO2 137 g/km*
Transmisión Automática de 8 vels. Precio $514,900

**Cifras oficiales del fabricante

Precios del Volvo V40 2016 en México

  • Volvo V40 First — $374,900
  • Volvo V40 Addition — $409,900
  • Volvo V40 Sport — $449,900
  • Volvo V40 R-Design — $514,900

En Usedpickuptrucksforsale | Le dimos unas vueltas en pista al Volvo XC90 y no, no logramos sacarlo de control

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Subir

кредит без справки о доходах киев

виагра купить

канцтовары киев купить