Compartir
Publicidad
Manejamos el SEAT Tarraco: un SUV de siete plazas, con un diseño que anticipa el futuro de SEAT
Pruebas de coches

Manejamos el SEAT Tarraco: un SUV de siete plazas, con un diseño que anticipa el futuro de SEAT

Publicidad
Publicidad

El tercer SUV de SEAT está cada día más cerca. El lanzamiento del nuevo SEAT Tarraco en México está previsto para 2019, y aunque todavía es pronto para hablar de precios, ya hemos podido conocerlo de primera mano y ponernos al volante para contarles nuestras primeras impresiones.

Actualmente los modelos con carrocería SUV son los que mayor crecimiento gozan en el mercado internacional, pero es que además el fabricante prevé que el segmento del Tarraco, de crossover de más de 4.5 metros de largo y siete plazas, crezca de manera exponencial (un 40%) de aquí al año 2025.

Hablamos por tanto de un SUV grande, de 4,74 metros de largo, que dispone de configuración interior de 5 ó 5+2 plazas, además de un enorme maletero y una gran dotación tecnológica, que incluye elementos de serie como faros y calaveras de LED, cuadro de instrumentos digital, pantalla multimedia de 8 pulgadas o diversos asistentes de conducción.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

Sus rivales más directos en el mercado de SUV de siete plazas son, en principio, tanto sus propios primos Volkswagen Tiguan y Skoda Kodiaq, como el Peugeot 5008, el Nissan X-Trail o el Mitsubishi Outlander, por poner algunos ejemplos. Veamos ahora en detalle qué propone este nuevo SEAT Tarraco, basado en la plataforma MQB-A LWB del grupo Volkswagen.

Diseño con vistas al futuro de SEAT

Probablemente lo más interesante de este SEAT Tarraco, diseñado en Barcelona y fabricado en Wolfsburgo, Alemania, es que adelanta el futuro diseño del resto de modelos de la marca. La nueva generación del SEAT León que conoceremos en 2019, por ejemplo, gozará de un aspecto similar a este Tarraco: parrilla, faros, firma lumínica, etc...

El frontal es a nuestro parecer lo más atractivo del coche, tanto por el diseño de los nuevos faros LED o el musculoso cofre, como por la parrilla hexagonal también de nueva factura —y bastante más trabajada en cuanto a acabados, según SEAT—, que llegará además al resto de modelos futuros de la gama. En general, tiene personalidad propia y un aspecto que lo diferencia del resto de la familia.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

En la parte trasera, las calaveras de LED son de serie en ambas versiones (Style y Xcellence) y están unidos visualmente mediante un listón reflectante, de manera que ocupan toda la anchura del vehículo, Por primera vez en SEAT, además, se incluyen direccionales dinámicas. Las salidas de escape, al menos en estas dos versiones (el FR llegará más adelante), son falsas, es decir, embellecedores.

Por último, la gama del SEAT Tarraco ofrece rines de hasta 20 pulgadas, aunque de serie son de 17 pulgadas. También hay disponibles ocho colores de carrocería: Dark Camouflage, Blanco Oryx, Plata Reflex, Azul Atlantic, Gris Indium, Beige Titanium, Negro Deep y Gris Urano.

Un interior para toda la familia

Según el propio fabricante, el objetivo del SEAT Tarraco es ser un SUV premium, con un habitáculo cuidado, tanto por materiales como por nivel de acabados, y lo cierto es que es un interior bien resuelto, con tapicerías muy interesantes (sobre todo en la versión Xcellence) que también se extienden a las molduras de las puertas, o listones decorativos para el tablero en aluminio o símil madera, pero de buen aspecto y tacto en cualquier caso.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

El espacio en el habitáculo es bastante bueno, tanto delante como detrás, ya que hay hueco más que suficiente para las piernas y la cabeza también en la segunda fila de asientos, gracias en parte a la distancia entre ejes de 2.79 metros y también al hecho de que esta fila se puede desplazar longitudinalmente para ganar algo de espacio para las rodillas.

Como es lógico, la tercera fila de asientos es la menos práctica y, aunque pueden entrar dos adultos, hay poco espacio para las piernas —ideal para niños, eso sí—, si bien podemos ganar algo al mover longitudinalmente la segunda fila de asientos. Cabe apuntar que el Tarraco puede equipar una llanta de refacción de tipo galleta bajo el suelo de la cajuela incluso en las versiones de siete plazas.

En todo caso, el acceso a la última fila de asientos tampoco es del todo cómodo, como es habitual en este tipo de modelos de siete plazas. Los dos últimos asientos se pueden abatir, dejando un fondo de la cajuela que no es completamente plano, y para colocarlos de nuevo hay que hacerlo manualmente, mediante un tirador de tela.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

Una de las principales bondades de este nuevo SUV de SEAT es su capacidad de carga, ya que en configuración de cinco plazas la cajuela ofrece 760 litros de volumen, con un máximo de 1,920 litros con la segunda fila abatida. La versión de siete plazas ofrece 700 litros con los dos últimos asientos plegados, 230 litros con los siete en uso y un máximo de 1,775 litros. Además, el portón puede ser eléctrico y con función "manos libres".

Mucha tecnología y todo digital

Ya desde la versión más básica o Style, el SEAT Tarraco incorpora de serie el cuadro de instrumentos digital o Digital Cockpit de 10.25 pulgadas, así como la pantalla flotante del tablero, táctil y de 8 pulgadas, compatible además con Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link. El asistente de voz Amazon Alexa también está disponible con el navegador opcional Navi System Plus, al menos en Europa.

Asociado a este último sistema opcional encontramos también otra novedad: el control gestual de la pantalla, a través del cual ciertas funciones básicas se pueden controlar realizando gestos delante de la propia pantalla, si bien SEAT aún no ha detallado su funcionamiento o qué parámetros se pueden ajustar mediante este sistema.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

Por supuesto, tampoco faltan sistemas de asistencia a la conducción como la cámara de 360 grados, el asistente de embotellamientos o el asistente precolisión con llamada de emergencia automática (E-call). Son de serie el asistente de frenada automática con detección de peatones o el asistente de cambio involuntario de carril, y el Xcellence incluye además el control de velocidad crucero adaptativo.

En opción están disponibles desde el asistente de punto ciego o la alerta de tráfico cruzado trasero hasta el reconocimiento de señales de tráfico, luces automáticas, detector de vuelvo (Rollover Assist) o el sistema de estacionamiento automático Park Assist.

Cuatro motores y un futuro híbrido enchufable

SEAT ya ha anunciado la llegada en 2020 de un híbrido enchufable a la gama Tarraco, con una potencia del orden de 210 hp, aunque de momento no han querido dar más detalles al respecto. Lo que sí sabemos es que la oferta actual cuenta con dos opciones gasolina y dos diésel.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o
  • 1.5 TSI 150 hp: La opción de acceso es el bloque 1.5 litros de cuatro cilindros que ya ofrecen el y el ... en Europa. Alcanza esos 150 hp entre 5,000 y 6,000 rpm, y desarrolla un par motor máximo de 184 lb-pie entre 1,500 y 3,500 vueltas. Únicamente puede ir asociado a transmisión manual de seis velocidades y tracción delantera, y promete un 0 a 100 km/h en 9.7 segundos y una velocidad máxima de 201 km/h. Homologa entre 15.8 y 15.1 km/l, en función de la configuración de asientos.
  • 2.0 TSI 190 hp: El motor gasolina más potente es un bloque de 2 litros, con 190 hp entre 4,200 y 6,000 rpm, y un par máximo de 236 lbpie desde 1,500 hasta 4,100 vueltas. En este caso se asocia al cambio automático DSG de doble embrague y siete velocidades, así como al sistema de tracción integral 4Drive. Despacha el 0 a 100 km/h en 8 segundos y roza los 211 km/h. De momento no hay cifras de consumo homologado.
  • 2.0 TDI 150 hp: También de cuatro cilindros, el 2 litros turbodiésel se ofrece en dos potencias. El básico ofrece 150 hp entre 3,500 y 4,000 vueltas, así como 250 lb-pie entre 1,750 y 3,000 rpm. Necesita 9.8 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y su velocidad punta es de 202 km/h. En este caso puede ser manual de seis cambios y tracción delantera, o bien DSG y tracción integral (198 km/h de velocidad máxima en este caso). El consumo medio es de 20.4 km/l (manual).
  • 2.0 TDI 190 hp: El diésel más potente alcanza 190 hp entre 3,500 y 4,000 vueltas, un par motor máximo de 295 lb-pie entre 1,750 y 3,250 rpm, y va asociado exclusivamente al cambio DSG y la tracción 4Drive. En este caso el 0-100 km/h lleva 8 segundos y la velocidad punta es de 210 km/h. Homologa un consumo medio de 17.8 km/l.
SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

Además, SEAT ofrece de serie el selector de modos de conducción SEAT Drive Profile, que ofrece cuatro modos para las variantes de tracción delantera (Eco, Normal, Sport e Individual) y añade otros dos en las versiones de tracción total 4Drive (Off-Road y Nieve). En el Xcellence se ofrece la suspensión adaptativa DCC, con amortiguadores de dureza variable.

Al volante del SEAT Tarraco

Lo primero que llama la atención al subirse al SEAT Tarraco, además de la buena calidad general de su habitáculo y el gran aspecto gracias sobre todo al cuadro de instrumentos 100% digital, es la elevada posición de conducción, un rasgo que entendemos que el cliente aprecia en un coche de este tipo. En cualquier caso, incluso con el asiento a su mínima altura resulta demasiado alta a nuestro gusto.

En marcha nos encontramos con un SUV bien insonorizado, suave y bastante cómodo, que además muestra cierta agilidad en tramos de curvas a pesar de su tamaño, sobre todo en la versión de gasolina con tracción delantera, cuyo peso es de 1,599 kilogramos (el más ligero de la gama).

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

Durante esta primera prueba hemos podido conducir el Tarraco de acceso, con motor 1.5 TSI de 150 hp, que se antoja algo modesto para un coche así. Hasta las 1,500 rpm está bastante vacío y llegado este momento empieza a empujar bien, pero lo cierto es que en pendientes pronunciadas o incluso a 120 km/h en sexta velocidad en autopista nos obliga a reducir una o dos marchas para obtener la respuesta deseada. El consumo medio, con mucho tramo de montaña, ascendió a 12.1 km/l.

Quizá esto tenga más que ver con la relación del cambio manual de seis velocidades, de marchas muy largas, que con las capacidades del propio motor, pero en la práctica debemos recurrir al cambio constantemente si queremos aprovechar el potencial del motor. En general no nos ha disgustado, pero quizá no sea el ideal para circular cargado o con las siete plazas ocupadas.

SEAT Tarraco, toma de o
SEAT Tarraco, toma de o

También pudimos probar el 2.0 TDI de idéntica potencia, 150 hp, que goza de un par más generoso y por tanto es más capaz a la hora de mover con soltura al Tarraco, con una respuesta más inmediata. En este caso se trataba de una variante de tracción total 4Drive y asociada al cambio DSG, y a pesar del peso extra nos ha resultado una mejor opción para este SUV.

Por tanto, a igualdad de potencia nos ha parecido un propulsor más apto para largos viajes o para circular cargados (ya sean pasajeros o equipaje), y además su consumo es bastante inferior. En un recorrido casi en su totalidad por vías rápidas, no comparable al anterior en ningún caso, la computadora de viaje nos devolvió una media 18.1 km/l.

Tarraco

¿Cómo será el Tarraco a la venta en México?

El SEAT Tarraco comenzará a venderse en México en algún momento del próximo año, muy probablemente durante el primer semestre. Su configuración mecánica no ha sido confirmada, sin embargo, lo más probable es que llegue con el motor turbo de 2.0 litros que también encontramos en el Tiguan más equipado. Desconocemos si irá con tracción integral o delantera.

Quizá ese motor de 2.0 litros no sea el único disponible. Existe la posibilidad de que el 1.4 TSI de León y Ateca también llegue a las versiones más accesibles del Tarraco. En todos los casos encontraremos transmisión automática de doble embrague.

En cuanto a precios, podemos esperar algo por encima del Ateca actual y casi cercano a Volkswagen Tiguan Highline, por lo que su rango podría ir de entre 480,000 y 600,000 pesos, para competir contra X-Trail, 5008 y demás SUV de siete plazas y talla cercana a 4.7 metros.

Los gastos asociados a esta toma de o han sido asumidos por la marca. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subir