Compartir
Publicidad

La insólita historia del Ferrari enterrado en un jardín

La insólita historia del Ferrari enterrado en un jardín
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de nosotros, cuando fuimos niños acostumbramos enterrar “tesoros” en el jardín de la casa, el terreno baldío adjunto a la casa de la abuela o bien en algún parque. Otros tantos infantes se dieron a la tarea de cavar hoyos y más hoyos en busca de objetos de valor.

Lo que sí es un hecho es que esas afanosas búsquedas raras veces tenían finales felices. Al menos para la mayoría de nosotros, porque para una familia residente de Los Ángeles las cosas fueron muy distintas en 1978, cuando un par de niños encontró un Ferrari enterrado en su jardín.

La historia de este valioso objeto escondido bajo el césped se remonta a 1974, cuando el plomero Rosendo Cruz decide regalar a su esposa un Ferrari Dino 246 GT de color verde metalizado, para celebrar su aniversario de boda.

La historia continúa cuando el feliz matrimonio va a cenar a un lujoso restaurante para continuar el festejo. Sin embargo, las risas y el amor es esfumaron cuando al salir del local los enamorados descubren que el flamante auto italiano había desaparecido.

¿Y dónde quedó el Ferrari?

De inmediato el plomero denunció el hecho a la policía, cuyos representantes se dieron a la tarea de rastrear el auto, sin éxito. Finalmente, luego de varios meses de infructuosas investigaciones, el caso se cerró y la aseguradora no tuvo más remedio que reembolsarle a nuestro amigo los 22.500 dólares que costaba el vehículo.

El asunto quedó en el olvidó hasta cierto día, cuatro años más tarde, cuando unos niños que jugaban en el jardín de la casa a la que se acababan de mudar descubrieron un plástico bajo el pasto. Curiosos, decidieron cavar y grande fue su sorpresa cuando descubrieron que había algo grande ahí, bajo el césped. Sus padres llamaron a la policía, y de esta forma se escarbó y descubrieron que bajo kilos de tierra se encontraba el Ferrari Dino, cuya matrícula y número de serie coincidían con los del auto que Rosendo había regalado a su esposa.

Pero ¿cuál fue el misterio de aquel auto enterrado?

Este hecho ocupó los titulares de los periódicos más importantes de la época. Las dudas flotaban en el aire. Luego de algunas indagaciones, la policía llegó a la conclusión de que aquel había sido un auto-robo ¡y le atinaron!

Las pesquisas arrojaron que el Sr. Cruz tenía ciertos apuros económicos, cuando decidió regalar el Ferrari a su esposa. Temeroso de que el flamante bólido le fuera embargado por falta de pago, le pidió a un par de amigos que robaran el coche y lo tiraran al mar para poder recuperar el dinero. Sin embargo, sus cuates decidieron cambiar el plan y lo enterraron en un terreno, entonces, vacío.

Como es lógico imaginar, cuando el coche emergió de la tierra se encontraba en pésimo estado. Aún así, pasó a ser propiedad de la compañía aseguradora. Poco tiempo después fue comprado por un joven mecánico que lo restauró y le devolvió su esplendor de antaño. Desde entonces, este Ferrari Dino 246 GT es conocido como “El Desenterrado” y aún circula por los freeways de California.

Vía | |

En Usedpickuptrucksforsale | Video: Cascarita amistosa entre un Audi R8 y el AC Milan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Subir