Compartir
Publicidad
El Rolls-Royce Cullinan es, por mucho, la madre de todos los SUV
Industria

El Rolls-Royce Cullinan es, por mucho, la madre de todos los SUV

Publicidad
Publicidad

Rolls-Royce siempre ha tenido una manera muy particular de justificar por qué hace lo que hace. El lanzamiento de su primer SUV no obedece a la tendencia mundial hacia este tipo de vehículos, sino a la necesidad de sus clientes de poseer "el Rolls-Royce de los SUV" y llevar el nombre de la marca a terrenos donde nunca antes había llegado. La coartada perfecta para presentarnos el Rolls-Royce Cullinan.

"Busca la perfección en todo lo que haces. Toma lo mejor que hay y hazlo mejor. Si no existe, diséñalo", dijo alguna vez Sir Henry Royce. Hoy la marca retoma sus palabras argumentando que bien pudo haber tenido el Cullinan en mente. Su SUV quiere satisfacer el capricho de sus clientes sin comprometerlos a todo lo malo que implica este tipo de vehículos.

Rolls Royce Cullinan 7

Es, sin modestia, el SUV más lujoso del mundo

Así, el Rolls-Royce Cullinan irrumpe en el segmento SUV con la promesa de un nivel de insonorización inédito en un vehículo de dos volúmenes, un comportamiento notable sobre y fuera del asfalto y, como pedrada al Bentayga, sin una plataforma compartida (con marcas de volumen) que afecte las prestaciones o el confort.

No sólo es la primera vez que Rolls-Royce crea un SUV, también es la primera que hace un vehículo con portón trasero. El Cullinan, por muy lujoso que sea, no echa en saco roto la cualidad de versatilidad inherente del concepto SUV, de manera que puede abatir sus asientos hasta dejar el piso completamente plano. Eso sí, sin "ensuciarse las manos", porque la acción puede realizarse con sólo oprimir un botón.

Rolls Royce Cullinan 18

Los asientos traseros van colocados más alto que los delanteros. Tienen su propia pantalla para mapas.

Por cierto, Rolls-Royce no quiere que llames cajuela o maletero al compartimiento donde va el equipaje. En el Cullinan tiene su propio nombre y se llama The Clasp, en alusión a la época en que el equipaje iba montado en el exterior del vehículo, de manera que lo ocupantes no pasajeros con sus maletas.

The Clasp abre y cierra en dos piezas —adivinaste, con sólo oprimir un botón— y tiene la peculiaridad de aislar a los pasajeros de lo que sea que suceda atrás. La cabina tiene una protección de cristal detrás de los respaldos traseros, para que al abrir el portón... perdón, The Clasp, no se cuele el frío o el calor del exterior a la cabina.

Rolls Royce Cullinan 22

Hay asistente de visión nocturna, alerta de cruce de animales y un head-up display de 7x3".

Hay dos configuraciones de asientos para elegir. La más versátil se llama Lounge Seats y no es más que una tradicional configuración para tres pasajeros; la más lujosa, Individual Seats, únicamente admite dos personas. En donde iría la quinta plaza se coloca una consola llamada Fixed Rear Centre Console con un compartimiento de bebidas con vasos de whisky, licorera, copas para champaña y un refrigerador.

¿Todavía no queda clara la experiencia de superlujo del Rolls-Royce Cullinan? Quizá lo quede al saber que al abrir las puertas, el vehículo reduce su altura 40 mm para que ingresar a la cabina requiera el menor esfuerzo posible. Y ya hablando de esfuerzos mínimos, la apertura de puertas es a la inversa y el cierre no requiere tocarlas: basta un botón.

Rolls Royce Cullinan 4

Un viaje sobre alfombra mágica, dentro o fuera del asfalto

El reto para los ingenieros detrás del Rolls-Royce Cullinan no era menor. La marca perseguía el objetivo de hacer que su SUV conservara el manejo de alfombra mágica —característico de sus modelos— tanto en calles y carreteras, como en terrenos maltratados. Porque sí, el Cullinan goza de auténticas capacidades todoterreno.

Una de las piezas clave para lograrlo es la nueva plataforma de aluminio, estrenada en el Phantom y configurada especialmente para el Cullinan. Aporta un gran nivel de rigidez, permite aprovechar al máximo un vasto espacio interior y ofrece una calidad de marcha propia de un vehículo de alto vuelo.

Rolls Royce Cullinan 8

Hay modos de manejo para asfalto, grava, pasto mojado, lodo, nieve y arena. Su capacidad de vadeo es de 54 cm.

La suspensión neumática se nivela automáticamente y realiza millones de cálculos por segundo para variar la firmeza de los amortiguadores, según la aceleración de las llantas y la carrocería, movimientos de la dirección e información proporcionada por cámaras. Cuenta también con controles para neutralizar el efecto de la inclinación de la carrocería. Hay dirección y tracción en las cuatro ruedas.

Su fuente de poder es un avanzadísimo motor V12 de 6.75 litros, compartido con el Phantom, pero configurado para el Cullinan, con el objetivo de desarrollar la mayor cantidad de par desde muy bajas revoluciones. Así, las 626 lb-pie están disponibles desde 1,600 revoluciones. Desarrolla 571 hp y su velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

Rolls Royce Cullinan 6

Un jaque mate para el Bentley Bentayga y el Range Rover Vogue

El Rolls-Royce Cullinan es, a resumidas cuentas, la madre de todos los SUV. Por el nivel de exclusividad de la marca, todo el abanico de equipamiento opcional —con límites que nuestra imaginación no logra encontrar— y acabados de primer nivel, lo nuevo de la firma inglesa es una jugada difícil de superar.

En el segmento de superlujo, donde busca colocarse, se enfrentará al Bentley Bentayga y al Range Rover Vogue Extended Wheelbase. Aunque con etiquetas millonarias y carrocerías por encima de los cinco metros, será difícil encontrarle algún pero a cualquiera de sus competidores.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Subir